Home

De pérdidas y contentamientos

Biografía y catálogo de obras

Ensayos

Fotografías

Copyright © 2006 Alfonso Padilla y Maritza Núñez

Carmen Luz Bejarano

Wáshington Delgado

 

UNA SANDALIA EN EL MAR

A Carmen Luz

Conocí a Carmen Luz ya no sé cuando,
una dulce cascada de oro
la lluvia de su risa en mis oídos.
Sus palabras temblaban
entre varios amores,
una distante patria
cerca del mar y los olivos,
Carlos y las dos niñas pequeñas,
la eterna voz de los poetas,
la música perenne en su memoria
y el dolor de los pobres.
Impávida ante el viento
tenaz de la injusticia,
creció su amor, su rebeldía
alzó la frente, sus palabras volaron
hacia el tiempo feliz
sin opresores ni oprimidos,
tiempo que se disuelve
antes de que alcancemos a tocarlo.
Y quedó su canción,
una sandalia huérfana
flotando sobre el mar.
Al cabo de los tiempos duros
y los tiempos blandos,
Carmen Luz se enfrentó a la muerte,
sin amargura, con amor
y poesía, con eterna música
y una orquídea en el sueño.
Ya sólo queda su canción,
una sandalia huérfana
flotando sobre el mar.


Era así Carmen Luz,
dulce luz de luna
agua de manantial, rumor
de brisa entre los álamos,
el brillo de la arena junto al mar,
vuelo de golondrinas,
el canto de la alondra,
ansias de libertad
y que la muerte nos envuelva,
ni pálida, ni fría, ni huesosa,
la muerte cálida, una blanda tierra
abierta para recibirnos
a la luz de la luna
y una sandalia huérfana
flotando sobre el mar.

 

Lima, agosto de 2003


[ Nota de los editores. Este poema Washington Delgado lo hizo llegar a fines de agosto de 2003, pocos días antes de su muerte.]